Lo que ocurre cuando no respiras bien

Que la respiración es indispensable para la vida es innegable, todos sabemos que a los pocos minutos de no respirar, se acabó lo que se daba. 

Sin embargo, pocas personas son conscientes de realmente las implicaciones en todo el organismo que tiene la respiración.

E incluso cuando sufrimos las consecuencias de hacerlo en malas condiciones, no solemos relacionarlo. 

Vamos a ver cómo funciona esto. 

LA RESPIRACIÓN

¿Qué es la respiración? Meter y sacar aire de los pulmones, seguramente pensarás. ¿Y si te diría que eso NO es respirar?

La respiración, en realidad, es el intercambio de oxígeno (del aire nuevo) por dióxido de carbono (CO2, producto de desecho de nuestro organismo), que ocurre a nivel de los capilares (la red más finita de la circulación sanguínea) en los alvéolos, que están dentro de los pulmones. Ese oxígeno pasará a la hemoglobina de nuestra sangre y ahí, a todas las demás células del cuerpo.

Intercambio de gases en el alveolo. Fuente: Ministerio de Educación

Pero ese acto tiene un objetivo más profundo: la respiración celular. La verdadera respiración. 

La liberación del oxígeno por parte de la hemoglobina depende de las concentraciones de CO2, conocido como “efecto Bohr”. Una mala respiración rompe el equilibrio entre el O2 y el CO2, dificultando que la hemoglobina suelte su tesoro a la célula que lo desea fervientemente.

Dentro de la célula, el oxígeno que hemos obtenido previamente se utilizará en las mitocondrias en un paso indispensable como oxidante para un conjunto de reacciones bioquímicas, cuyo resultado es fabricar ATP, junto con dióxido de carbono (ese que luego expulsamos al exhalar) y agua. 

¿Y qué es el ATP? Es muy importante para nosotros, el ATP es la molécula que usarán todas nuestras células como “gasolina”. Sin ATP no hay vida, así de simple. 

Adenosín trifosfato. Fuente: Wikipedia

Hay una manera de producir ATP sin oxígeno pero es muchísimo menos eficiente, ya que genera muchas menos moléculas de ATP que cuando se hace con oxígeno.

Esto ocurre, por ejemplo, cuando hacemos ejercicio muy intenso y nuestros requerimientos de oxígeno superan lo que ofrecemos.

De hecho, la limitación para el esfuerzo no es la capacidad de nuestros músculos sino la cantidad de volumen de oxígeno –VO2max– que somos capaces de darles.

Y con una reducción de la producción del ATP, todo funciona mal. 

¿Entiendes ahora la relación entre una correcta respiración, para tener una buena respiración celular y por lo tanto, contar con niveles óptimos de energía?

Efectivamente, TODO en el organismo está relacionado. Como siempre digo, no somos piezas de lego independientes unas de las otras. 

¿SIEMPRE CON CANSANCIO Y CON OJERAS?

PON ATENCION AQUI

Hace unas semanas ya hablé en Instagram sobre la respiración oral y sus (inimaginables) consecuencias. 

La forma fisiológica de respirar en condiciones normales es inspirar por la nariz, expandir la caja torácica y expulsar también por la nariz, a no ser que estemos hacemos un buen esfuerzo y entonces exhalamos por la boca. 

Pero ocurre en muchas personas que, por diversos problemas como un tabique nasal desviado, vegetaciones en las adenoides- lo que se conoce popularmente como carnots-, pólipos nasales, rinitis crónica u otras condiciones, hace que desde pequeños aprendamos a respirar por la boca. 

Eso tiene un nombre “Síndrome del respirador bucal” y tiene hasta una cara muy típica descrita llamada “facies adenoidea” que se caracteriza por una cara alargada, con ojeras y palidez cetrina de la piel, boca que no se cierra del todo, labio inferior más grueso y colgón.

Facies adenoidea

Va asociado a una deformación de la mordida con dientes apiñados porque la mandíbula es estrecha y no caben cuando crecen, pero las consecuencias no se detienen ahí. 

También es caracteristico observar una postura con los hombros encorvados hacia adelante, lo que impide a su vez una buena expansión de la caja torácica y empeora el cuadro.

Son niños (y adultos, si no lo han corregido) que siempre están cansados, ojerosos, que les cuesta concentrarse. Y con dolor de espalda, por esa mala postura corporal.

(Puedes buscar en google más imágenes de “facies adenoidea” para hacerte una idea).

Esto ocurre porque al no respirar por la nariz, las estructuras de la cara no se forman correctamente . Ya lo decía el gran anatomista Claude Bernard, “la función hace la forma”.

Cuando la fisiología no acompaña, la forma tampoco. Es este caso, no se desarrollan los maxilares, la cara quedará estrecha y los dientes no cabrán correctamente. Además, la lengua no se coloca en el lugar adecuado (tocando el cielo del paladar en reposo) sino que se apoya detrás de los dientes delanteros y eso hace que se deformen todavía más, necesitando ortodoncia y retenedores para siempre.

Esta respiración, al ser de mala calidad, hace que el intercambio de gases sea menos eficiente y genere estos problemas de mala vascularización, con ojeras y cansancio crónico.

CONSECUENCIAS DE UNA MALA RESPIRACIÓN

¿Conoces a alguien que sufre de apneas del sueño? Una condición que hace que la persona, mientras duerme, haga pausas habitualmente de 10 segundos o más en su respiración, y esto, varias veces cada hora.

Ahora haz un ejercicio: coge aire, aguantalo y cuenta hasta 10, ¿qué te parece?

Normalmente la persona que lo sufre no se da cuenta, se sospecha porque la persona que duerme a su lado se asusta y lo explica.

¿Sabes cuales son los criterios que utilizamos para diagnosticar la apnea? 

  • A. Excesiva somnolencia diurna (ESD) no explicada por otras causas 
  • B. Dos o más de los siguientes 
  • B1. Asfixias repetidas durante el sueño 
  • B2. Despertares recurrentes durante el sueño 
  • B3. Percepción del sueño como no reparador 
  • B4. Cansancio y/o fatiga durante el día 
  • B5. Dificultades de concentración

Todos los criterios son en relación a cansancio, fatiga, dificultad de concentración y un sueño no reparador.

No respirar bien hace que no duermas bien y ambas cosas juntas son desastrosas para tu cerebro y tu energía. 

Pero no solo eso, las apneas nocturnas nos preocupan a los médicos porque sabemos que aumenta el riesgo cardiovascular. Es decir, de tener un infarto.

Las apneas no solo afectan al roncador…

Respirar (oxigenar) bien, es vital, no era una broma. 

Incluso respirando por la nariz, se puede ser “mal respirador” y sufrir también las consecuencias. Sigue leyendo para enterarte 😉

En resumen, qué puedo notar si no respiro correctamente?

Hemos “evolucionado” tanto que nos hemos olvidado de como hacer bien las cosas más sencillas. Nos sentamos en sillas, atrofiando los gluteos en vez de ponernos en cuclillas. Comemos de forma automática mientras no prestamos atención productos ya fabricados, hiperpalatables en vez de disfrutar conscientemente de cada bocado de la deliciosa comida natural que nos acabamos de preparar.

Y respiramos mal, aunque sea un acto inconsciente y automático. Respiramos muy superficialmente y demasiado rápido, porque no tenemos las demás estructuras bien formadas.

¿Qué podemos esperar a cambio de no respirar bien?

  • Cansancio
  • Falta de concentración y energía
  • Mal aliento y tendencia a caries y encías inflamadas/sangrantes
  • Ojeras y piel más apagada
  • Mala postura corporal
  • Dolor de espalda
  • Mayor riesgo cardiovascular
  • Mayor ansiedad
Cualquier sitio es bueno para una siesta…

¿Y al respirar bien? ¡Pues una mejoría en todos esos aspectos!

¿QUE NECESITO PARA RESPIRAR BIEN?

Para respirar bien, necesitamos unas estructuras adecuadas y una buena técnica. Algunas cosas quizá no se puedan mejorar (un tabique muy desviado, por ejemplo, a no ser que se opere) pero la mayoría de las demás, sí tienen solución al alcance de nuestras manos.  

Las dos cosas más importantes: 

Estructura de la nariz adecuada: no tener pólipos, vegetaciones o tabique desviado. Los pólipos pueden ser pequeños y no molestar, en caso contrario valorar con otorrino, así como el tabique desviado.

Hay que tener en cuenta que casi todo el mundo tenemos desviación del mismo, pero habitualmente no impide el correcto flujo del aire. Si es así, valorar también con otorrino. Y las vegetaciones son típicas en niños, pero desaparecen en los adultos. La rinitis crónica es una de las causas más comunes en adultos.

Si es un niño que respira por la boca, es muy necesario revisarlo mientras antes mejor, para que no tenga complicaciones. 

Musculatura en forma: el diafragma es el principal músculo de la respiración. Cuando se contrae, empuja las vísceras del abdomen hacia abajo, aumentando la presión intraabdominal y a su vez, abre la caja torácica y genera una presión negativa en la pleura que permite a los pulmones llenarse de aire.  

Después tenemos músculos intercostales externos e internos y accesorios como los escalenos, esternocleidomastoideo (a quien no le gusta pronunciar este músculo :P) y los trapezoides, con roles en diferentes momentos de la inspiración/espiración . 

Y no olvidemos la musculatura abdominal, tanto los rectos (los que hacen la tableta) como los transversos (los que hacen de faja y los que afinan realmente la cintura cuando están fuertes) y los oblicuos. Tenerlos en forma facilita la generación de diferentes presiones que harán que el diafragma almacene energía elástica y suponga un ahorro energético durante la inspiración.  

Músculos que participan en la ventilación. Fuente: The Conversation

Tener la musculatura en general débil y en baja forma, implica una mayor fatiga y peor ejecución de la función, que se traduce, en una peor ventilación. 

¿Y QUÉ PUEDO HACER PARA REAPRENDER?

La respiración consciente está cada vez más de moda, porque es innegable sus múltiples beneficios. 

Como efectos inmediatos, encontramos una mayor relajación y disminución de los niveles de estrés (no hay nada más tranquilizador para un cerebro ansioso que obligarle a iiiiinssspiiiiiraaaaaar y a eeesssspiiiiiaaaaaaaaar leeeentaaaaameeeenteeee).

Esto, además nos ayuda a conciliar el sueño y a tener un descanso reparador. ¿Conoces a alguien que duerma mal?

Produciremos un fortalecimiento de toda la musculatura abdominal y torácica, lo cual es de gran ayuda especialmente en personas que tienen patología respiratoria, como EPOC o enfisema pulmonar, así como en la obesidad, que siempre existe cierta restricción del intercambio de gases. Y también nos ayuda a tener una mejor postura corporal. 

Mejoraremos los niveles de energía, reduciremos la somnolencia y la microvascularización de todo el organismo ( y se nota especialmente en la cara). Eso se traduce en una mayor concentración y actividad. 

A tope con el ATP

Para aprender cómo hacerlo, puedes contar con un profesional que te guíe paso a paso pero ahora también tienes la oportunidad de hacerlo con el curso online RESPIRA, de la Academia Reshape, que consta de varios módulos de vídeos con diferentes técnicas y además, una semana de acompañamiento con Fer Orpinell.

Se encuentra de oferta por lanzamiento pero solo hasta el viernes 10 de julio!

Si quieres echarle un vistazo, aquí tienes el contenido con una clase gratuita de 20 min:

Clase gratuita del curso RESPIRA

Y si te has quedado con ganas, aquí tienes más información sobre el curso

Recuerda, ¡vuelve a tus orígenes! Respira, come y bebe como lo piden tus genes. Hazles felices 😉

Deja una respuesta